Visita Budapest Y Hungría

Regiones declaradas como Patrimonio Mundial

2018.07.13.

Pese a tener un tamaño relativamente pequeño, Hungría cuenta con ocho zonas declaradas Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Budapest a orillas del Danubio, la mundialmente conocida región vitivinícola en la que se cultiva el famoso vino dulce húngaro Tokaji Aszú, la milenaria abadía benedictina, las interminables llanuras de Hortobágy y su tradición centenaria de pastoreo, la antigua Necrópolis Cristiana y las grutas kársticas de Aggtelek sitúan a Hungría en la lista de los destinos más espectaculares a nivel mundial.

 

Budapest, las orillas del Danubio, el distrito del castillo de Buda y la avenida Andrássy

Las vistas de la ciudad son imponentes. El Danubio divide Budapest en dos orillas bien distintas, una compuesta por valles y colinas y la otra por llanuras, y están conectadas entre sí por una serie de puentes. La zona declarada patrimonio mundial se extiende desde el puente Margarita hasta el puente de la Libertad (Szabadság) y abarca espacios hermosos como el distrito del castillo de Buda, que a día de hoy conserva su estilo medieval y estructura originales, y otros situados en Pest, como el impresionante conjunto de edificios que albergan el parlamento, la sala de conciertos Vigadó y el mercado central. A menudo llamada «los Campos Elíseos de Budapest», la avenida Andrássy da la bienvenida a los visitantes con impresionantes edificios como la Ópera, de arquitectura neo-renacentista, la Academia de la Música, el edificio de estilo Art Nouveau de los grandes almacenes parisinos y numerosas tiendas de lujo.

La antigua localidad de Hollókő y sus alrededores

Esta pequeña localidad del norte de Hungría ha sabido conservar su estructura medieval casi en su totalidad. Las casas de estilo rural con porche y paredes blancas lisas se alinean de manera ordenada a ambos lados del camino que conduce a una iglesia con torre de madera. La mayoría de las 67 casas protegidas aún están habitadas, pero algunas se han convertido en talleres de artesanía, museos o sitios de demostración, y otras ofrecen alojamiento a los visitantes. Además de tener su propio dialecto, los habitantes conservan algunas tradiciones como una vestimenta colorida y repleta de adornos, y la cocina Palócz auténtica, y están encantados de compartir todo ello con los visitantes.

Las grutas kársticas de Aggtelek Karst y el karst eslovaco

Cabeza de Dragón, Lengua de Suegra, Salón de las Columnas y Salón de los Gigantes son algunos de los nombres descriptivos con los que los exploradores se han referido a las formaciones de estalagmitas de la Cueva Baradla, de más de 2 millones de años y 26 km de longitud. Debido a su magnífica acústica, esta cueva también se utiliza como sala de conciertos. La Cueva Baradla es la cueva con estalagmitas más larga de la zona templada, y la más importante de las 1200 cuevas que componen las grutas kársticas de Aggtelek. Esta área, de gran riqueza biológica, geológica y paleontológica, traspasa la frontera entre Hungría y Eslovaquia. Se ofrecen visitas guiadas de distinta duración entre Aggtelek y Jósvafő, desde paseos de baja dificultad de una hora hasta caminatas más complejas que pueden durar hasta seis o siete horas.

La milenaria abadía de Pannonhalma y su entorno natural

En una zona alta de la región de Pannon, al norte de Hungría, la basílica, los edificios de enseñanza y las capillas de la abadía de Pannonhalma albergan miles de años de historia en su librería y a través de colecciones de gran valor cultural. El monasterio merece una visita. Fundado en el año 996 por los monjes benedictinos en honor a San Martín, es tan antiguo como el propio estado húngaro. La abadía, además, recibe a los visitantes con un jardín botánico y herbario, un salón de té, un restaurante, un viñedo, una vinoteca y un albergue para peregrinos. Todos ellos son buenos ejemplos de la innovación continua de esta comunidad monacal.

 

Parque Nacional de Hortobágy - La Puszta húngara

Aunque el romántico mundo de los bandoleros (betyár) sea cosa del pasado, aún pueden verse restos de esta época al este de Hungría, en la región de Hortobágy, la pradera más extensa de Europa. Quienes visiten esta zona se toparán con una vista única: el ganado pastando tranquilamente, caballos galopando, jinetes, pastores cuidando rebaños de ovejas, pozos con sistemas de poleas... Existen numerosas posadas tradicionales en las que hospedarse, y los visitantes que quieran pueden hacer excursiones para explorar las grandes llanuras, que a la vista parecen infinitas. En el parque animal de Puszta, los visitantes pueden conocer de cerca a los animales domesticados típicos de Hungría, así como descubrir cómo era antiguamente la fauna local. El acontecimiento más espectacular para ver aquí durante los atardeceres de otoño es la migración de la grulla, ya que vuelan en bandadas de cientos de miles.

 Antigua necrópolis cristiana de Pécs (Sopianae)

La localidad de Sopianae (hoy en día Pécs) fue fundada por los romanos a principios del siglo II, y se convirtió en una próspera capital de provincia en el siglo IV. El cementerio de Pécs, al sur de Hungría, de finales del Imperio Romano y principios del Cristianismo, es el más importante de la provincia. Cuenta con cientos de tumbas, docenas de capillas de enterramiento familiares y criptas comunales. Además, es el cementerio de Europa en el que se conserva el mayor número de edificios con paredes decoradas de la época.

Lago Fertő / Neusiedl, paisaje cultural

Situado en la frontera entre Austria y Hungría, el lago Fertőd/Neusiedlersee  es un humedal de gran importancia a nivel internacional, ya que es el hábitat de numerosas especies de plantas poco conocidas que solo pueden verse allí, y con más de doscientas especies de aves. Con una extensión de 310 metros cuadrados, el lago Fertő/Neusiedl es el lago alcalino más grade de Europa, con juncos tupidos y un amplio pantano. También se puede disfrutar de su magnífica biodiversidad paseando en bicicleta alrededor del lago, o con una ruta guiada en canoa. Los majestuosos castillos de Fertőd y Nagycenk, junto los vestigios arquitectónicos de la noble y sencilla arquitectura regional, denotan un gran valor cultural.

 

Región vitivinícola de Tokaj, paisaje histórico y cultural

Situado a los pies de la sierra de Zemplén, al noreste de Hungría, donde se unen los ríos Bodrog y Tisza, la región vitivinícola de Tokaj-Hegyalja se convirtió en la primera región vitivinícola cerrada de Europa en 1737, con 27 asentamientos. El microclima de la zona, el suelo volcánico y la podredumbre noble juegan un papel fundamental en la producción del mundialmente conocido Tokaji Aszú. Se trata de uno de los vinos dulces más exclusivos y, según cuenta la leyenda, el rey francés Luis XV se refirió a él como el «rey de los vinos y vino de reyes». Existe la posibilidad de visitar los viñedos y bodegas excavadas en suelo volcánico, y las bodegas ofrecen catas y cenas de lujo.

 

via hello hungary

atrás